Lo que las cosas cambiaron –la sociedad española y su mundo de valores. Recuérdese aquella nota que el diario El Pais publicaba en 1985 y que aquí puede leerse -cuando el alcalde de Jerez pronuncióse de este modo: la gente dirá que la justicia es un cachondeo, y yo tengo que darles la razón. Y he aquí que el juzgado de instrucción número 2 de los de Sevilla le incoó presto un sumario. E incluso, el colegio de abogados –puesto que lo era el así dicente- convocó una reunión urgente de su junta gestora para estudiar las declaraciones, y emprender –si procedían- las medidas disciplinarias oportunas. Visto de hoy, sus palabras una absoluta nonada. Por traer a nuestra luz la pérdida de sacralidad de ya todas las instituciones estatales –su carácter discutible y discutido casi siempre. Como una sociedad que hace de la democracia el mero discutir su fundamento siempre y siempre. Y visto del otro lado de la tabla, la auctoritas declinada de una administración de justicia que no mide su rigor con la razón tantas veces y tan claras.

©