La experiencia en ciertas cosas, ha llevado tantas veces a mirarlas con mayor seguridad y sosiego. Como quien las ve con la justa perspectiva –con dominio sobre sí, y con la exacta indulgencia. Sobre todo en las tareas compartidas del trabajo, en la ocasión luminosa donde el hablar es reconocimiento que se recibe y se ofrece. Como una intimidad que no comparte quien habla –pero que anuda en un verse tan distante como sabio.

©

Anuncios