Etiquetas

,

Nada les importa, si no es lo suyo. La quimera que los mueve, el dogma que persiguen, la sinrazón cuyo espectro diseminan, la desazón que imponen. Y nada les importa el mal causado, sino el sofisma que lo revierte en munición para una controversia falsa –la demagogia en que consiste con desmaña su disparo. Las empresas huidas, la población fracturada, la inquietud que preside y ensombrece los semblantes. Hoy, la pérdida de un logro que se veía a la mano –la agencia europea que escapa para siempre de Barcelona, España. Como si la burla de la ley, el desafío histriónico, la deslealtad desde el sillón de gobierno… no pasaran factura en modo de espantada. Como si la realidad sombría, sea cual sea el número de apoyos que arracimen, no los señalara con firmeza entera. Por el daño que se ha hecho a Cataluña, el que se ha causado a España. Como quien abrasa los soportes que lo yerguen y lo tienen. En nombre de una estulticia ideosa, de un maquiavelismo cutre, de un lenguaraz egoísmo, de un interés tan sólo de parte… y ¿qué esperaban?

©

Anuncios