Etiquetas

Las banderas, tanto es hipérbole reputarlas de sagradas como inconsciente menospreciar su importancia. Pues constituyen lenguaje que –según el uso se haga- manifiestan la realidad soberana o la contestan –o en ocasión la subvierten. Lo que vengo a referir por el lugar que esas enseñas ocupan en el balcón principal del ayuntamiento aragonés de Sos del Rey Católico: donde el lugar más principal se reserva a la municipalidad, el izquierdo a la bandera autonómica, y los extremos: el derecho a la española y el restante a la europea. Según el decir de algunos, cosa cuya relevancia no se alcanza fácilmente: aunque sí para quien tal dispuso con incumplimiento normativo según las leyes reguladoras del tema. Como un modo de señalar el lugar postergado, desigual o secundario que se asigna a los muchos españoles que desde fuera visitan esa villa doblemente amurallada.

©

Anuncios