Cuando así se habla, lo que se tercie, se anuncia una abdicación de la voluntad de oponerse sea cual sea el resultado al que se llegue. Cuando la peña, en un bar, propone una ronda adicional de raciones y cervezas. O cuando se acomete una empresa, en el seno de un grupo que reparte tareas y cometidos. Actitud que denota un acatar el designio colectivo –y que funda en el calor de la grey nuestra anuencia.

©

Anuncios