Así era la humorada de hace años, relatando una conversación ficticia entre un oriundo de Madrid y contertulio con bastante despistado. Que me viene a la memoria cuando leo en internet una narración curiosa –y rayana en lo fantástico. La del hallazgo, mediante robot submarino, del monstruo del lago Ness. Claro, que el prototipo originario construido para el rodaje de ‘la vida privada de Sherlock Holmes’ (1969), film que dirigió Billy Wilder contando con Robert Stephens y Christopher Lee. Un prototipo construido con un cuello y dos jorobas –cámaras de aire para facilitar su flotabilidad. Pese a las advertencias, el director prefirió suprimir las jorobas, lo que causó su hundimiento en las profundidades lacustres donde el robot lo habría de encontrar. Así como su sustitución por un nuevo monstruo de cabeza y cuello sólo, cuyo rodaje se circunscribió a un tanque de agua en estudio provisto para la ocasión. Una curiosidad –fantástica en su aspecto, al menos- con fotografías para consultar aquí.

©

Anuncios