Piensa uno que la vida debería ser como cosa algo más simple. Y no digo yo que más fácil. Entendiendo que es simpleza que lo que resulta odioso o noble se presente como solamente es –sin la complicación sentimental de un silogismo barocco. Y, por eso, considero que hay belleza en los saberes aquellos que, de la realidad, muestran tan sólo un esquema: matemáticas o lógica, derecho -o leyes de la armonía. Sólo que esta consideración suele advenir con el paso de los años –cuando el barroquismo sensorial de una juventud que se desnuda y arrolla cedió su pretensión a la quietud del cálculo desnudado, y del nítido concepto.

©

Anuncios