Etiquetas

,

El Museo de Bellas Artes, de Murcia, muestra un lienzo de un pintor de Archena que exige –al pasar- una detención y cuidadosa mirada. Se trata de la obra un día más, de Inocencio Medina Vera –lienzo en depósito, ofrecido por El Prado. Si el lector de este texto tuvo la curiosidad de pinchar en el enlace de unas líneas más arriba, podrá advertir que se trata de una escena rural de idealización muy escasa –una impresión de movimiento que produce sensación de una fatiga en quien contempla. Sin duda por la dirección inversa a la que la mirada sigue en occidente: un movimiento de la derecha a la izquierda, como el ir de quien regresa. Con el árbol vertical en la derecha del lienzo, cerrando la escapatoria que en esa dirección buscaría la comodidad de quien mira. Rostros fatigados, y cestos con los frutos del trabajo (la granada y los higos en el solo de visible contenido, única idealización que se advierte en el conjunto) –el otro cesto que sugiere no ir vacío, pues se porta en la cabeza de un segundo personaje. La luz, como de poniente –para crear impresión de que se regresa en la dirección del norte, aunque un norte desnortado de muy forzado y no evidente camino. Dejos levantinos de Sorolla en vestimenta y colores, pero con tono de luz plomiza que deniega el idealismo que rezuma el valenciano. Como para que el nombre de la obra pueda alcanzar su significado más social y de denuncia: no un día más que comienza con su oportunidad cuando no de su promesa, más un día más que ya es un día consabido –tal los otros: de penuria en el vergel, de cansancio, de clausura de horizontes, y pobreza.

©

Anuncios