Tal vez un escolio de una lectura de Borges: que la inmortalidad –si ella fuera- nos haría altivos, suficientes, ignorantes de los otros, de actuar irresponsable. Y quizás por ello –por el fingimiento inagotable de los años de una vida que comienza- sea el que digo un efecto que se asocia a gente joven. Aunque también produce suficiencia el creerse bien provisto de dineros. O la estima hiperbólica de sí –hasta insensata. En todo caso, trátase de un error que los años y los años al final desenmascaran –demasiado tarde, los más, para que fuera rentable moralmente el debido desengaño.

©

Anuncios