Etiquetas

En Caravaca de la Cruz, la iglesia del Salvador muestra con desenvoltura exquisita sus crucerías góticas y trazas renacentistas. Como templo que es de pretensión y abolengo. Con elegancia de siglos, y también con limpieza reluciente, este templo ha acogido el recital de Las siete palabras de Cristo en la cruz –debido, para soprano y cuarteto de cuerda, a la composición de F.J. Haydin. Y digo que fue de ver el recogimiento que, a los sones del cuarteto Almus con Pepi Lloret –soprano-, se adueñó desde el inicio del auditorio presente. La lectura intercalada de los textos evangélicos fue a cargo de un preste de la parroquia que he dicho: no eché en falta la declamación profesional –por la indistinción que en tanta belleza había, entre posesión melómana y recogimiento compartido en oficio religioso.

©

Anuncios