La señora Carmena, alcaldesa de villa y corte, da en decir que la navidad es de origen cristiano –pero que el valor de solidaridad que encierra ha rebasado su origen, y se ha hecho universal. Ni idea de lo que dice. Pues ni la navidad es fiesta de origen cristiano –siendo cristianización de fiestas anteriores-, ni la solidaridad es un valor navideño ni de la fe que en estos días se celebra –pues el Cristo no entendió de sodales, compañeros, mas de fratres que en latín se dice hermanos-, ni tampoco es un valor que brille para el pagano en estas fiestas –salvo una difusa convivencia familiar, resto que de cristianismo queda en ellas para algunos. No obstante, cabe conceder que si la alcaldesa pretendiera propiciar una suplantación de la fiesta navideña por otra más laica y que estuviera por venir, no estaría –desde luego- inventando proceder que la iglesia hace milenios no hubiera intentado con logro.

©

Anuncios