Etiquetas

Otro de los tabúes impronunciables –es la ineptitud para ocupar cargo público, si se refiere a generación de jóvenes. Y yo tengo para mí que es uno de los asuntos que preocupan sordamente entre las cosas de España. Pues no es que los asientos institucionales asistan a un relevo generacional, sino quiénes suceden a quiénes en los mentados escaños. Sobre este particular, no creo razonable tener por conservador ponderar el peso de la experiencia –y no digo en política de modo principal, sino en la responsabilidad soportada en asuntos relevantes. Pues no cabe que una generación de políticos sólo aporte el seguidismo en unos casos, o en otros la provocación en expresar sus ideas –la disrupción de los modos, la subversión del sistema. Y no hablo sólo en esto de partidos señalados –mas de todos. Cuadros jóvenes proviniendo de generaciones bisoñas amamantadas en las ubres protectoras del partido. O partidos que llegaron desde fuera del arco que conocíamos –con políticos que aportan, como excepción y en el mejor de los casos, el campo todavía sin sembrar de una clara inteligencia. No es, como se ve, nostalgia de lo que hablo –evocación de los tiempos en que la representación culminaba una carrera profesional destacada, mas inquietud de una generación de políticos que pudiera haber llegado con vistas a colocarse.

©

Anuncios