Etiquetas

Extramuros de la villa de Piedrahita, en la provincia de Ávila, un humilde casuco acoge la casa de comidas que en internet se encontrará por “El Rubio”. Nada que decir salvo que es lugar popular y auténtico, de buen yantar que cada día se renueva en menú tan castellano y de pueblo. Piedrahita es villa amurallada, y de historia muy antigua. Aunque el siglo XVIII le dejó una impronta poderosa –con el palacio de los Alba, y lo que con ellos vino. Tiene también un convento femenino del Carmelo –sus voces atipladas, consonantes, en el coro mientras se celebra una discreta liturgia en oratorio muy humilde aunque de hechura barroca. Copia, por lo demás de oficinas bancarias –por cabeza de comarca, así me dicen. Y tabernas que se llenan al unísono a una hora de la noche: esa Castilla tan bella porque profunda –raigambre convencida de su ser, que no argumenta ni clama, mas asegura en su gesto y con su gesto consuela.

©

Anuncios