Etiquetas

Produce no pequeño cosquilleo de vanidad –y curiosidad, a medias- comprobar el registro de visitas extranjeras que transitan por el Blog. Hace un instante, sin más, de la ciudad de Amán –en el reino de Jordania. Esta vez, la atención del visitante ha recaído sobre una entrada de junio de 2015: Velázquez: amor entre el agua y la luz. Lo que sugiere una sensibilidad común entre alguna pintura española y la inquietud de la luz, y los gozos por el agua y por la sed, en el imaginario cultural de países babilónicos. O una fruición que, sin más, es motivo universal –mas recae con unción en lugares destacados, por una sublime razón, en los extremos que encierran los confines del antiguo mare internum.

©

Anuncios