Seguramente habrá quien piense que las piezas que a diario ensamblan este Blog, que a sí mismo se construye… Así podría comenzar cualquier entrada, pero es el caso que -hoy y al así hacerlo- me asalta ese construirse de este Blog consigo mismo. Aunque no hay para tal, si se considera que tampoco hay un plan previamente conocido al que obedezca –en un improvisarse que se deja llevar un día tras otro. Como sucede en la vida cada vez más cotidiana. Pues mirando a los días, a los años que pasaron… como por encima del hombro se mirara para dirigir una última atención al posible conocido que se hubiera cruzado en el camino… En ellos nada estaba escrito de antemano, y todo se fue haciendo –tal sucede todavía en esta vida, hoy por hoy y pese a todo, cada vez más cotidiana.

©

Anuncios