Etiquetas

En medio del concierto, flanqueada por composiciones de Bach y de Listz, se hace sonar la fantasía pastoral y tempestad en los Alpes. Improvisación sobre B. Breitenbach, con Daniela Timokhine en el teclado. Bien, el sonido, como bueno el instrumento –un correcto órgano Grenzing que sustituyó en 2006 al de Fernández Dávila, siglo XVIII, al que en el año treinta y seis no perdonaron las llamas. En la Basílica de Santa María –de la ciudad de Elche. Esta música hace hablar al instrumento tal si fuera una pintura: imitación de sonidos que orquestara la tormenta. Nunca vi, debo decir, menos música y más exacta imitación de sonidos naturales –con respuesta emocional del respetable, ante la curiosidad de la pieza interpretada.

©

Anuncios