Pasó su vida buscando con ahínco un enemigo –por mor de no mirarse por sí solo y a sí mismo, o por verse enajenado en unos ojos que –más allá del odio- lo mantuvieran en la sed que exaspera una distancia.

©

Anuncios