Etiquetas

Anoche, mientras murcianos desfilaban disfrazados de morisma –por las fiestas, y en qué modo-, la pastelería se llenaba a rebosar en el mostrador y en la barra. Por allá que recalé, parte por mi poca afición a esos disfraces –parte también por lo apetecible del lugar, y por hora de la cena… Y como es natural, siendo fiestas y encontrándonos en Murcia, por la noche y con tal hambre… pues sea un pastel de carne, y una caña de cerveza. Ese pastel, hojaldrado –delicia de los niños que juegan levantando las láminas espirales que con hechura finísima recubren el muy sabroso relleno. Hay que decir que, siendo pastel de carne todo pastel de carne,  hay diferencias claramente señalables según el obrador que los hace. Son tradicionales los que elabora Bonache en la plaza de las flores, y los de Espinosa al otro lado del río –en el corazón de El Carmen. El de anoche, junto al sabor del picadillo, el huevo duro… el chorizo –con un regusto, para honor de la cerveza, perseverante y picante.

©

Anuncios