Etiquetas

,

Hablar para no engatusar, para no mentir, para no convencer. Hablar para enseñar –no como quien planta su doctrina en un campo de batalla: mas como el índice señala con belleza y sin jactancia, mostrando -más que una cosa, un lugar. Una voz antigua atravesando los decires y los libros: el señor, cuyo templo divinatorio está en Delfos, ni afirma ni niega –sino que señala un lugar. O hacia un no lugar. Qué solar privilegiado, el blog o –en general- internet: ocasión que sepulta la hojarasca del parloteo por parte de tan solemnes y tantos –sin profesión, y banal.

©

Anuncios