Etiquetas

Acostumbrados los televidentes de antaño a aquella cortesía –de entrevistar con finura de concepto al invitado, por lo común persona relevante del foro o con responsabilidad destacada en el quehacer y la cosa pública. Hoy tal cortesía padece de extinción en la pantalla: cuando tertulianos que entre sí no se respetan, al invitado lo avasallan o llanamente lo abroncan.

©

Anuncios