Traspasado el cartel anunciador de La Fura dels Baus, quienes aguardaban espectáculo de actores profesionales tuvieron que contentarse con músicos amateurs. A pesar de la leyenda del programilla de mano –donde se anuncia un entremezclamiento de flamenco y músicas electrónicas con la cantata campesina de Bach. Si teatro, inexistente. Si concierto, sin matices ni finura –apropiado para alumnos de conservatorio superior. El público estupefacto en los inicios, remontó: por ganas de salvar el espectáculo, a partir de algún momento de música popular. Al salir y por lo que respectaba a algunos, una oferta que evitar.

©

Anuncios