Etiquetas

Con un cielo plomizo de verano y en hora que se acerca a mediodía, en esa avenida perimetral que fue de la ciudad –hoy avenida de suburbio que la expansión amenaza. Por allá, camiseta entresudada y vaquero recortado con descuido por la parte superior de la rodilla –por allá veo a Paco, compañero que fue de trabajo hace un tiempo suficiente. Nunca se mostró confiado en la verdad o en el ser de aquello que su trabajo exigía –con gruñonería sarcástica ante tarea cualquiera, como también ante el todo. A poco de jubilarse, hablaba con distancia o con desprecio de los años compartidos de trabajo. Hoy, descuidado como digo en el vestir y el hablar –sin decoro demasiado de sí mismo, aunque seguro en la actitud displicente: es que el trabajar es un invento que hicimos, por no ver –y sin saberlo- el vacío y sinsentido de las horas desnudadas en que la vida consiste.

©

Anuncios