Etiquetas

Una tendencia de posturas democráticas es diluir la responsabilidad de quien obra malamente –o nos pone en un peligro. Como con los nacionalismos españoles en regiones –en la realidad se sienten solidarios del resto de ciudadanos, mas con singularidad tan propia-, o la delincuencia común que golpea a personas indefensas –víctimas que son quienes delinquen de una sociedad que les negó la providencia oportuna, como se oye sin matices. O los terrorismos –víctimas de manipulación por algún poder anónimo, por ningún credo ni de religión, ni de opción, ni de política en caso que absolutamente se pensara. Tanto como decir que es un peligro y un vicio de posturas democráticas negar la realidad si ésta es adversa. Edulcorarla con conmiseración, ficticia o inmerecida. Por eludir la acción, su exigencia responsable. O por menos padecer, sabedores de la debilidad o pereza que ante algún mal nos aqueja.

©

Anuncios