Hablaba con el amigo P circunstanciadamente –en conversación improvisada y callejera. Militante que es del partido socialista, desde que tuvo conciencia política allá cuando salía del tiempo de adolescencia. Me comenta que en el partido que he dicho, en tiempos de hoy y España, se oye decir que es fuerza rearmar el discurso de la izquierda. Y me dice, muy sensato y ponderado, que el discurso está rearmado desde que el tiempo es tiempo: pretender que haya igualdad en lo esencial, un progreso para todos, y libertad y concordia. Aportando su esfuerzo, y sin pretender que ello sea monopolio de ninguno. Asimismo me dice que quienes hablan de rearmar tales discursos en realidad pretenden un discurso más radical y escorado, con el que pescar votos en aquellos caladeros: como queriendo hacerse perdonar por ser del partido que son y en el que militan. Admitiendo que el discurso de la izquierda ya no es suyo, para acercarse al competidor y ajeno. Después, y con gesto preocupado concluía: para llevar al partido más allá de esa línea transgredible donde los partidos se desvirtúan y mueren.

©

Anuncios