Etiquetas

La democracia, sistema de gobernación que cuenta con sus propios hagiógrafos, se nutre de participación y militancia. Y también de usufructuarios de actitud indiferente. Pero aquí vengo a ese punto donde participar y militar se distinguen. Pues la militancia –su etimología lo reafirma- tiene que ver con estrategia en pos de un interés o una idea. Con el cierre de filas que tantas veces comporta. El lugar de los partidos. Y luego, quienes sólo participan –cuyo interés, pues lo hay siempre, se juega en el lugar de un compromiso personal y no alineado. Diré que es la participación la que mantiene el sistema –aunque menos visible y operativa que lo sea la militancia. La evidencia de que puede haber un militar y un gobierno, sin que haya democracia. Sin embargo, la organización de los partidos siempre tiene el as de los triunfos en lo que hace a lo visible del sistema y en el plano operativo –siendo así que, más que canalizar la participación, producen impulsión y alineamiento. Sin excepción, de momento –y, si no, vean aparecer la unanimidad militante en partido que se dice nacido virginal desde el suelo de sus bases. Inexcusable el enlace.

©

Anuncios