Etiquetas

El buen tiempo saca a la calle gentíos en el sureste de España, para las fiestas de primavera. Con una alegría que hace años se ausentó –taciturnas las gentes entonces, con el hondón de la crisis económica. No puedo afirmar que hoy el dinero corra con más desahogo –pero se ve un movimiento generoso por las calles del centro capitalino, y ganas de esparcirse en conversación, entre el paseo y las risas. Con esa liviandad que demora su disfrute –no en la despreocupación o en la consciente firmeza, sino en declinante olvido.

©

Anuncios