Etiquetas

Habiendo leído el anterior post sobre Miguel Hernández, me pregunta JC si me gusta leer a este poeta. Mirándolo bien, no veo que se derive desvalor o denuesto de ese escrito. Mas un delimitar el lugar que, en función de sus versos, estimo le corresponde. Y dicho esto, mi respuesta es que pues claro. Claro que hay placer en los versos hernandianos. Como en Campoamor lo encuentro, o también en muchos otros. Pero un sólido poeta… ese cuajo no lo hallo entre sus versos. Quizás por ello los perjudique la hipérbole. Lo que sabe cada cual: que no es justo que exijamos lo que un alguien no posee –mas celebrar lo que ofrece en su medida, su honestidad generosa, o su escrúpulo y justeza.

©

Anuncios