Etiquetas

Cada vez con más ahínco, la actualidad se mide por twitter. Hoy por ejemplo, tras la dimisión de Aguirre en el PP madrileño, un diario digital subtitula que la red social reacciona con humor ante ese hecho. Con esa prosopopeya digital –de atribuir voz humana, y un sentir, a lugar virtual de confluencia. Y también está el trending topic –tendencias del momento que, por saber de su influencia, rastrean en esa red programas de actualidad en directo. Tal si fuera laboratorio social, lugar de constatación o de análisis. Sin embargo, hay usuarios de twitter –un servidor, por ejemplo- que no tienen para ello desocupo: aunque los hay especialistas en seguir movimientos y evolución masiva de twitteros –con motivación subjetiva y mecanismos por los que esa multitud actúa. También quienes distinguen sectores de actividad moviéndose en paralelo –sin tocarse: quienes afirman que allí se encuentra, digamos, lo peor y más gamberro. O quienes presuponen una colectividad de actualidad y política –opinando y bromeando con humorada o sarcasmo. Con posición digital que deslinda antipatías, y con tono declarado o militante.

©

Anuncios