Quien está bien, no se mueva. Lo escuché en ocasión como máxima con consenso y aceptada, en italiano.

– Una máxima que define la actitud conservadora. La falta de audacia, su definición y emblema. Considere usted que el conservador protege lo que tiene, y teme lo venidero.

– Sin embargo el estar bien es premisa, en ocasiones, de pretender nuevas metas. Pues la solidez de la posición que se tiene permite aventurarse con serenidad hacia nuevas pretensiones.

– También la desgracia presta impulso a quienes sufren para anhelar otras cosas. No quiero decir, con ello, que el conservador no pueda padecer y querer salir de su miseria.

– Como si el moverse hacia otras cosas no definiera por sí a quien goza o a quien sufre. A quien es conservador, o a quien mantiene una actitud contrapuesta.

– Aunque el conservador rehúye la discontinuidad, la imprevisión y ruptura.

– Y la táctica es inteligencia, en ocasiones, de cualesquiera que actúan.

©

Anuncios