Etiquetas

Hay corruptos a los que un tribunal absuelve. Y ese vencer en juzgados algunos lo trasladan a impostación moral, dignidad señorita y respetable. Los tribunales declararon mi inocencia. Cuando sabemos que lo que un tribunal declara es que no se ha probado la comisión de delito –cosa diferente de la afirmación que el inculpado pretende. Ayer, lo mismo vi en versión paleta y de cutre niño rico: un futbolista afamado, exonerado de falta en el campo por patada al adversario: el árbitro que es listo ha visto que no ha sido voluntario, sino una acción instintiva. Autoinculpación que se inflige a sí misma la ignorancia. Como si ese proceder no resultara punible por igual cuando acontece. Tal si la civilización no fuera domesticación del instinto –por el medio de la ley, sancionando al infractor como disponen las leyes.

©

Anuncios