Etiquetas

El nombre que para sí mismo ha elegido este partido en la política española –Podemos– tiene su enjundia y su miga, como lo intuyen algunos. Hay de hecho quien a él se refiere con la denominación Podéis –o Pueden, en ocasiones-, sin duda por que nadie confunda la posición del hablante. Y es que el caso tiene miga, en el sentido que digo: forzando a quien habla, y así lo nombra, a conjugar en primera persona del plural –con ese afán inclusivo. Veo en ello un motivo razonable de resistencia en algunos. Un motivo que no encuentran los adeptos, pues todo está en definir el ámbito de los que pueden: sin son los fieles tan sólo –y se delimita un grupo. O si el plural –para todos- denomina la aspiración universal que se reputa legítima. Extra Ecclessia nulla salus –en su forma más dogmática y pedante, y en contexto de laicismo.

©

Anuncios