Si una posición es nueva en la política, es la que se afirma por verdad –por bondad, por elocuencia. Convicción. No opinión consabida que aturde entre los medios –o asociada a la voluntad de cooptar. Rehuyendo el término exclusivo de las urnas corto plazo o inmediato. Patrimonio -de ninguno. Exigencia, para todos y cualquiera: la paciencia que actúa en los adentros de la acción y la política. Como el lento movimiento de los magmas de la historia, preludio de cualquier transformación real. Lo demás, necesario que ello sea, es gestión de lo que hay. O en el peor de los casos, histrionismo y falsedad.

©

Anuncios