Etiquetas

Hay una táctica que consiste en eludir la gravedad de los hechos que acaecen. Los niños, cotidiano, así lo hacen. Por fingir ante nosotros, y creerlo, que no podrán alcanzarnos. Por evitar actuar en lugar donde es precisa la firmeza. Y también por ese narcisismo de sentirse enjuiciador que sobrevuela. Los divinos –narcisismo y solipsismo de la mano tantas veces. Cuando la claridad de las palabras, su franqueza, son el aire que nos hace. Que aglutina a los iguales. A los libres. Por un vaivén recíproco –a los libres, los iguales.

©

Anuncios