Etiquetas

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña hoy ha dicho que representantes políticos con funciones de gobierno instigan un ataque directo a la independencia del tercero de los poderes del Estado. Yo he visto en la tele imágenes de no sé cuantos –no resultan visibles los márgenes de la plaza- gritando desobediencia. Cuando de eso es precisamente de lo que trata el litigio: tan sólo que en la Sala -en lo civilizado, con legitimidad y en el campo del derecho. También he visto políticos con ademán de escolta de película de Hollywood en escena de Chicago. O de aquellos que amagaban con piernas que se plantan entreabiertas, y manos a la altura de un cierto correaje en los filmes del Oeste. El Tribunal habla de respeto y garantía de los derechos que la Constitución asegura. Y digo yo que, para algunos, es eso lo que procuran: suspender la vigencia de la ley –espacio donde decae la responsabilidad que comporta la existencia del derecho. Tal si la arbitrariedad desde el poder, particular y de parte, fuera humus donde ejercer antipolítico el gesto –el golpe constituyente.

©

Anuncios