Etiquetas

¿Qué decir hoy de Cataluña, que no esté más que dicho? La inconsistencia de agravios y de tópicos manidos, cuyo epítome mediocre es la carta de Mas a los españoles todos. Ese compendio de ignorancia, de gramática mala –y de ausencia mezquina de argumento. El silencio de otro lado, y no sólo en Cataluña: el que deja expedito el campo abierto al adversario –la inteligencia que no sale al campo de la razón, a la lid de la palabra. Con una cualidad moral proporcionada –el silencio vergonzante, si no cómplice de aquello que tolera. Como también -y no en menor medida- el interés porcentual, político y escueto. Un juego, a estas alturas, de cosas conocidas –e inocuo en absoluto. Con el foro hecho páramo o desierto de palabras sin sentido –y saturado de tópicos: nadie dijo jamás que no pudieran resultar perniciosos, destructivos. Y -de los tópicos digo- galopines también en ocasiones. Sin franqueza, y con descaro sinvergüenza.

©

Anuncios