Etiquetas

El día electoral, por lo común tiene un gesto decisorio. Lo que hay –un resultado que, recién, se consolida. Y a partir del instante, se abre y se discute su ulterior expectativa. Sin embargo y en España, los últimos comicios dan paso a una verborrea gestual –ociosa en ocasiones, hiperbólica de proclamas y principios en otras no siempre diferentes. Tal si el cuerpo electoral hubiera producido una sacudida incontrolada en el tuétano de centros de poder, o decisorios. O de modo diferente, tal si todo se tuviera que inventar o reescribir –en un improvisar, o invención indefinida.

©

Anuncios