Etiquetas

,

Iniciar una oración con es preciso… sin terminarla con recurso a un hecho imponderable de la vida –grande problematicidad. Es preciso dormir lo suficiente cada día, como lo es el alimentarse o el vestir. Pero por ejemplo en arte, ¿cómo culminar la posible precisión? O en cultura, o en política o sociedad. Tal si para hallar un consenso general en lo que resulta inexcusable, hubiera que restringir el campo de consideración. Y tengo para mí que ello no excusa el pensar que también en cultura, o en política o en arte, objetivamente exista una precisión en cada caso concreto –fuera o no colmatada por los actos del erudito, del artista o el orador. Prueba de esa existencia es el enjambre democrático que acude y que liba, en cada caso, la miel de la discusión.

©

Anuncios