Etiquetas

Llega una edad en la vida en que el nivel, si lo hay, es la justicia. En el devenir particular de los años de los hombres, y en la vida de los pueblos. La justeza que es decoro de sí mismos, y es el fiel de una balanza: la razón que sopesa, y la moral que da aplomo a nuestros actos y palabras. Dicho sea cuando cuenta el estrado, y así no la integridad de quien lo ocupa –y desde él vocifera sin aplomo y sin justeza. Sin justicia: sea dicho con respeto y con firmeza, seá Carmena –su alcaldía, su cohorte, los ediles que permitió o que avala.

©

Anuncios