Etiquetas

,

Incluso quienes no comparten afición por los eventos del fútbol, o por esa razón seguramente, a veces observan con distancia el comportarse de las peñas. Tal esta noche, paseando el fresco por las calles de la urbe, mientras el televisor ofrecía por los bares imágenes del Barcelona que disputaba la Champions. Peña se pudo ver, apretando los dientes –entre tercios de cerveza- a cada gol que el equipo español coronaba. Con celebración circunstanciada de algún modo. Tal si la expectativa del hincha tuviera que indagar su razón a cada paso –justificando el deber, lo que la espontánea impulsión no autorizaba.

©

Anuncios