Etiquetas

Vencer por KO al rival, incluso antes que se inicie la campaña. Noquear por corrupto al adversario. Sobre todo si es de partido que emerge del descontento social –desarticulado, incipiente, casi nada. Sin embargo, hay efecto lateral que produce la estrategia utilizada –descalificar, sea con la razón de los hechos en el caso menos malo concebible: no son mejores que los corruptos que ya estaban en política. Tal si el sistema pudiera de ese modo zafarse del gusano que lo habita, lo corroe –y, a través de sus mismísimas palabras, lo acusa.

©

Anuncios