Etiquetas

No veía cómo la mediocridad engreída, sociológicamente reinante, o la ignorancia encumbrada en el monte sacrosanto de aquel barrio que sin más y sin esfuerzo a sí mismo se decía soberano –no veía cómo contrarrestar ese despotismo, esa incuria o dictadura, si no fuera con el despotismo de la razón ilustrada. Con ventaja señalada, así decía, en punto de la nobleza: la autoridad del argumento que se cruza, la firmeza del valor de la razón –en defensa de sí, y con gesto intransigente.

©

Anuncios