La actualidad, pasada por los medios, es cosa repetitiva. Lo escribo hoy, cuando la televisión repasa y manosea el asunto del exministro Rato detenido según dicen. Con análisis y tertulias que reiteran argumentos de matices difusos, o ideológicamente enfrentados –a la espera de una novedad televisiva, un hecho que reactive en la pantalla aquella novedad informativa que decae si se demora. Y en ello, esa actualidad alimenta el discurso que aturde en la adopción de perspectiva. En falta, la finura de un análisis señalando hacia el hilo que hilvanara el sentido, la dirección o el sendero de la sociedad de que se trate –el devenir de su historia.

©

Anuncios