Por qué esa fama, tirando a lo peyorativo: la alcaldada. Arbitrariedad de mequetrefe que se crece en lo mediocre –y que ejerce. Quizás por consistir en villanía popular y democrática: abuso o mezquindad, al alcance de cualquiera.

©

Anuncios