Sentado a escribir, a veces uno busca evitar tema que no sea solamente divertido. Y si así lo busca, ello es porque espontaneo lo que viene son ideas o vivencias diferentes –no livianas. Entonces, busca el pensamiento el recuerdo de ciudades tan sólo visitadas –o paisajes no vividos, o lances más chuscos que otra cosa. Escenarios tan sólo, sin que en ellos se juegue drama alguno ni comedia -otro modo de la seriedad que hay en medio de la vida. Pero sin que ese pensamiento halle fácil el camino que procura: tal si no fuera simple la invención de esa coartada.

©

Anuncios