Etiquetas

,

El Ebro, río ibérico –de Iberia-, desbordado. Con nombre que recuerda que los ríos son de todos. Anegado –con desgracia que, en la misma medida, a todos pertenece. Ayudas del gobierno –no recuerdo cuántos millones de euros se proyectan. Justicia que se debe sin reparos. También entre ellos dineros almerienses, murcianos, valencianos: regiones que quedaron con un palmo de narices no hace tanto. Cuando el nacionalismo y su alianza en política de aldea derogaron un trasvase necesario o posible –según gustos. Hoy, mientras tierras se ahogan o arruinan por el agua, pantanos desecados no tan lejos: en Iberia. Como Heráclito, el Oscuro -justicia hacia arriba, justicia hacia abajo: una y la misma.

©

Anuncios