Etiquetas

Estos escritos, con lectores habituales –ocasionales otros, o esporádicos a golpe de google. Estos escritos, los de tantos. Los que se escriben en la luz con un teclado –obra habrán de ser de gran prudencia. Dejando traslucir a quien escribe, pero en dimensión publicable solamente. Esa prudencia que mueve al escritor en papel, de igual manera. Con dos faces, como Jano: la reserva de sí mismo ante el orbe publicable, y el respeto que al lector se le dispensa –desocupado de anécdota, la ajena sobre todo, tal se muestra.

©

Anuncios