Etiquetas

,

Yanis Varoufakis, ministro griego de las maltrechas finanzas: si uno no está dispuesto a contemplar una ruptura con los socios europeos, no va a una negociación sino que se queda en su casa. Los papeles dicen que eso dijo en el parlamento, antes de partir para Bruselas. Y yo digo que precisamente esa es la moral del perdedor: quien no tiene otra moneda que su levantarse de la mesa. Pues su posición es con mucho la precaria –o desesperada, incluso: no lo dudo. Sin embargo, cualquier prudente hace un cálculo previo y evalúa. Sobre todo cuando juega con mimbres que son la menesterosidad de quienes quedan expectantes en sus pueblos, en su casa y en su tierra. Imagino en esa lid o forcejeo de negocios a la parte que sujeta la sartén de las finanzas por el mango: sin precisión de levantarse de la mesa, pues con no ceder y con gesto soberano e impreciso -bastaría para que la otra parte acate o se retire, o con gesticulación impotente se levante.

©

Anuncios