La democracia europea viene a ser un sistema acomodaticio y antiheroico. Me viene esta consideración en tanto que recuerdo los anales de la democracia en Grecia –con su osadía militar, su arte y pensamiento, su cultura. O la Magna Grecia y su impulso helenístico y universal, labrado con la punta de la guerra. También la democracia americana –como es, con su dejo pueblerino, tiene impulso de un cierto heroísmo interesado a su manera. Europa fue heroica, sin embargo, con Roma y con su imperio –con el gobierno sacral de la Iglesia, y los reyes del barroco. La democracia le llegó como un logro de razón ilustrada y heroísmo comercial –de mercaderes. Con temor a perder el sosiego y posesión de lo logrado. Si bien la belicosidad no sea sin más la esencia de los héroes, decae quien negocia a perdedor -con sus propios demonios, y consigo.

Anuncios