Etiquetas

Google, una empresa, mira su interés con astucia y con secreta eficacia. Como lo sabe cualquiera. Aunque el común no llegue a conocer con alguna precisión los conductos y negocios por los que le afluyen los dineros. No obsta este principio, para reconocer que también facilita muchas cosas en el mundo en que actuamos. A pesar de la predeterminación que introduce el buscador en los resultados que nos muestra –en lo que también obtiene renta, según dicen. Y también, en el filtrado que opera sobre el contenido de la red –premiando, según fama, los +1 que se otorgan. Y penalizando los rebotes producidos –esas páginas que computa en su algoritmo, abiertas por un alguien y en el mismo momento desechadas.

©

Anuncios