Etiquetas

Si usted va por Úbeda, verá en la calle Real –en la parte alta de la cuesta- una tienda antigua con escaparates de juguetes. La misma fachada, y un poco más arriba, adornos meramente ornamentales para hogares: elegantes peluches, pisapapeles ingeniosos, cajas para estilográficas, mesitas velador u otras cosas… Un poco más arriba –parece que la tienda terminó y que ya no sigue- verá unos soportales. Una ferretería con menaje, a recorrido intermedio de la calle. Todo ello es una tienda sola y única en edificio ennoblecido y antiguo, con diversas estancias y en alturas diferentes. La ferretería, que se lee, con nombre de familia: Biedma –el apellido. No más entrar en las dependencias primeras, un dependiente acude y pregunta cortés si algo de él se necesita –sin presión para el cliente, todo suelto y cómodo para quien allí entró y ojea. Un poco más allá, y escena asemejable –otro empleado con parecido sorprendente al primero que se dijo. Más allá, y otro tanto –con diferencias en el rostro que la edad diferente por sí tan sólo explica. Una familia, así creo. En recorrido con muebles asimismo; con lámparas también; y tejidos, sombreros, cinturones y ropajes. No sabría decir, pero veo embrionarios –no abortados todavía- unos grandes almacenes de otro siglo.

©

Anuncios